COMUNICADO OFICIAL

A raíz de los últimos acontecimientos y de informaciones aparecidas en redes sociales y medios de comunicación, con respecto al equipo femenino del Club Atlético Leones de Castilla, la Junta Directiva, en nombre y representación de todos los socios de este, quiere hacer constar:

 Son completamente falsas las acusaciones de machismo y discriminación que se vierten contra la Junta Directiva con respecto a las componentes del equipo femenino del club. Hagamos un poco de historia:

Hace tres años varias chicas acudieron al club con la propuesta de formar un equipo femenino, presupuestando las impulsoras que cada chica debería pagar aproximadamente 450€ anuales para que fuera viable. Al Club le pareció una magnífica idea, pero no podíamos permitir que las chicas de Guadarrama que quisieran jugar al fútbol pagaran tan alto precio por ello, por lo que se fijó en 150€ la cuota ANUAL que pagarían. Esa aportación y los restantes 8.000 euros que por aquel entonces puso el club, sirvieron para pagar fichas federativas, inscripción del equipo, arbitrajes, autobuses, equipaciones, material deportivo, entrenadores y todos los demás gastos que conlleva el mantenimiento de un equipo de fútbol hoy en día.

Tres años más tarde, las jugadoras del equipo femenino pagan, AL IGUAL que los jugadores juveniles y, hace dos años cuando existía el equipo masculino Senior B, una cuota de 165€ anuales (16,5 € mensuales prorrateados) que hace posible y ayuda al sostenimiento de dichos equipos que de otra forma sería imposible. Esa cantidad, como bien sabe cualquiera que conozca el mundillo, es completamente ridícula y solo sirve para cubrir aproximadamente la tercera parte de los gastos de cada jugadora.

Las jugadoras del equipo femenino, en contra de las acusaciones de discriminación que se están vertiendo, disfrutan de ventajas que ningún otro equipo del club disfruta: autobús para todos sus desplazamientos, posibilidad de pago aplazado, etc.

Con respecto al pago aplazado, efectivamente se facilitó a aquellas jugadoras que no podían hacerse cargo de todo el pago al principio, lo hicieran poco a poco, en la forma que pudieran. Solo necesitábamos de una cierta buena voluntad. Pues bien: en el mes de noviembre (la temporada empieza en septiembre) 17 de las 25 jugadoras no habían pagado aún NI UN SOLO EURO. Precisamente el primer trimestre de la temporada es cuando más liquidez necesitan los clubs de fútbol para hacer frente al pago de inscripciones, fichas federativas, material, equipaciones, etc.

En vista de ello se las reúne y se les comunica que esa situación es insostenible para el club, a raíz de lo cual, la mayoría de las jugadoras efectuaron el pago sin mayor problema. Pero unas pocas, abanderando el “todo gratis” que tan de moda está hoy en día, en lugar de pagar se fueron al Ayuntamiento del Guadarrama (obviando el hecho de que el club es una entidad privada que nada tiene que ver con el Ayuntamiento) para denunciar una supuesta discriminación y machismo…

Llegado el mes de febrero, la Junta Directiva se reúne primero con todo el equipo y en una segunda ocasión con tres de esas jugadoras que siguen sin abonar NI UN SOLO EURO, reunión en la que, según sus propias palabras, “sus formas de expresión pudieron no ser todo lo correctas que podían haber sido”.  En lugar de llegar a un acuerdo, una de las jugadoras insulta y acusa de machistas a dos miembros de la Junta, profiriendo también la frase “vaya club de mierda” al tiempo que se marcha del lugar dando un portazo. Suponemos que no percibir los pagos pactados es un acto de machismo de quienes deben recibir el pago.

Evidentemente, este club ni va a forzar a nadie a permanecer en un “Club de mierda” ni va a consentir faltas de respeto como las narradas, por lo que se procedió a la expulsión del equipo y retirada de la ficha federativa de dicha jugadora, tras esperar unos días por si la misma mostraba arrepentimiento y quería reiniciar el diálogo. La consecuencia de esa expulsión fue el abandono voluntario de otra jugadora en solidaridad con la anterior.

Poco después, el  9 de marzo, se organiza por parte del Club un partido homenaje al día de la mujer en donde se va a proceder a la entrega por parte de la Concejalía de Igualdad del Ayuntamiento de unas equipaciones de juego (complementarias a las que ya tenían) y de entrenamiento.

En el ejercicio de su derecho de organizar un evento de la forma que mejor se considere, se decide que por parte del club hablará la componente de la Junta Directiva, Dª Beatriz Gómez-Guadalupe, especialmente al considerar que el acto en sí no debía verse ensombrecido por homenajes a quien ha demostrado su desprecio por el Club Atlético Leones de Castilla (como finalmente pasó).

Varias de las jugadoras, disconformes con esta legítima decisión, el propio día del partido manifestaron su intención de boicotear el acto no jugando salvo que se las dejara expresar su soflama de apoyo a la compañera expulsada, que finalmente leyó la capitana. Posteriormente todas las jugadoras menos dos dejaron de asistir al vino español que el club ofreció a las autoridades y asistentes al acto.

El lunes 11 de marzo se reúne la Comisión Disciplinaria de la Junta Directiva y decide:

  • El cese del entrenador del equipo femenino por incumplimiento reiterado de sus obligaciones deportivas.
  • La expulsión disciplinaria de una de las capitanas del equipo por incumplir reiteradamente sus obligaciones de trasladar a las jugadoras las instrucciones e informaciones de su interés emanadas de la Junta Directiva, ocultando en algunas ocasiones las mismas de forma voluntaria; incumplir reiteradamente sus obligaciones como enlace entre el club y las jugadoras; promover el boicot de un partido homenaje a la mujer si no se accedía a sus imposiciones y coaccionar a miembros de la Junta Directiva en dicho sentido.
  • La expulsión disciplinaria de otra jugadora por participar activamente en los actos de boicot de un acto oficial del club y coacción a la Junta Directiva negándose a jugar un partido homenaje programado por el club y al que asistían diversas personalidades.
  • La expulsión disciplinaria de otra tercera jugadora por menosprecios e insultos a la imagen y buena fama del Club Atlético Leones de Castilla con publicidad en redes sociales, con posterioridad al partido de homenaje.

En el caso de la expulsión del entrenador y de la capitana, también se ha valorado el haber permitido y fomentado la presencia en el vestuario de una supuesta “psicóloga del equipo”, persona que organizaba charlas y actividades de coaching en los horarios de entrenamiento, todo ello sin conocimiento ni permiso de la Junta Directiva ni del Director Deportivo. Estas actividades, ajenas a la planificación del club, han incidido negativamente en el desarrollo de los entrenamientos normales del equipo.

El cese del entrenador y la expulsión de las tres jugadoras mencionadas se comunicó al equipo durante una reunión mantenida con la Junta Directiva el mismo día 11 de marzo, dándose la oportunidad a todas las jugadoras para que, quienes no estuvieran de acuerdo con estas decisiones y con las normas del club, abandonaran en ese momento el equipo, siendo una sola de ellas la que optó por solidarizarse con las expulsadas, quedándose en el equipo  las otras 16 jugadoras asistentes, con las que el Club se ha comprometido a seguir adelante el proyecto iniciado hace tres años, buscando a la mayor brevedad posible un entrenador definitivo, y haciéndose cargo del equipo hasta entonces el entrenador del equipo juvenil.

Lo que SI sale en las redes sociales son las MENTIRAS, ya que el lema de “miente que algo queda” parece que ha calado en unas pocas exjugadoras, interesadas en destruir al equipo femenino porque ellas ya no pueden estar:

  • Es MENTIRA que se hayan “asignado vestuarios en función del agua caliente”. Hubo una AVERÍA que afectó a todas las instalaciones del campo de fútbol y por el que fuimos apercibidos por la Federación por las quejas de equipos visitantes (masculinos) y árbitros. Tenemos los correos y partes de averías que lo confirman.
  • Es MENTIRA que se haya discriminado al equipo femenino en el reparto de equipaciones. A todos los equipos del club se les ha dotado de la misma dotación consistente en equipación de juego, chándal, polo de paseo y sudadera. Las equipaciones de entrenamiento y resto de elementos han sido pagadas en su integridad por los padres de los niños de la escuela o por los jugadores de juvenil y senior.
  • Es MENTIRA que sean las únicas que pagan, ya que los juveniles lo hacen desde hace tres años, y hace dos años cuando existía, también pagaba el equipo Senior B (masculino).

Lo que NO sale en las redes es la presión a las que se está sometiendo a las jugadoras que libremente han decidido quedarse en el club, tanto en los grupos de whatsapp como en Redes Sociales, presión que ha llevado a abandonar el equipo a algunas jugadoras que en un principio se quedaron. Aun así, el club pretende seguir cumpliendo con su compromiso con aquellas jugadoras que decidan quedarse.

El Club Atlético Leones de Castilla se reserva el derecho de emprender acciones legales contra aquellas personas o entidades que, haciendo uso de la mentira y la manipulación como ya ha empezado a hacerse, sigan fomentando una campaña de desprestigio contra el buen nombre del Club o una campaña de acoso contra las jugadoras que, de forma libre y voluntaria decidan quedarse en el equipo.

En Guadarrama a 15 de marzo de 2019

LA JUNTA DIRECTIVA